“PARA SER UN BOXEADOR DEL MONTÓN PREFIERO NO ARRIESGARME”.

Por Guido Schiappacasse.

Daniel Muñoz (69kg) viajó a la Argentina para radicarse y buscar nuevos horizontes en su carrera deportiva, que dentro de pocos meses, será en el plano rentado. El boxeador oriundo de Chile, donde realizó diez años de amateurismo y siete dentro de la selección de su país, ostenta un amplísimo record de más de 150 peleas, con apenas una veintena de derrotas y muchas victorias, entre ellas algunas de gran jerarquía como la que obtuvo frente a Mohamed Rabii (campeón mundial Doha 2015, medalla de Bronce en Rio 2016) en el Cordova Cardin 2014. Ahora, mientras tramita los documentos necesarios para residir en la Argentina, participa de la Liga Metropolitana de Boxeo como el certamen que puede aportarle los combates de calidad necesarios para preparar su debut profesional. En la última fecha, la numero dos, en nueva Chicago, venció a Joel Peralta (último subcampeón nacional) en una buena actuación. Luego del combate tuvimos el agrado de entrevistarlo.

Hoy tuviste una pelea que duró tres rounds (la anterior ganó por RSC1).
Sí, me sirvió mucho, porque necesitaba ver como estaba físicamente. Si podía aguantar los tres rounds a un ritmo alto, con velocidad, desplazamiento. Hoy me sentí bien, mantuve la velocidad y el rival era de nivel, pero siento que tuve más velocidad, conecté los mejores golpes y tuve buena defensa.

¿Por qué tenías dudas respecto a aguantar los tres rounds?
Porque desde julio de 2016 me salí de la selección. Igual entrené doble jornada, pero al final no es lo mismo, porque uno necesita compañero, hacer sparring, atacar, defender y desde ese momento solo hice tres peleas, que es muy poco para lo que estoy acostumbrado. Además, el clima acá es muy caluroso y no siento mi físico igual en los entrenamientos ni en el sparring, hoy estaba más similar a mi país y físicamente no tuve ningún problema. Podría haber seguido más rounds.

Un rival que te exigió y busco siempre la pelea.
Sí, la exigencia esta en tener un rival de nivel y en que tengo que estar concentrado siempre, porque un golpe puede cambiar la historia en el boxeo, lo sé por experiencia propia.

¿Tenés ganas de seguir en el amateurismo, sobre todo porque estás teniendo rivales distintos a los que podías tener en Chile?
Sí, en Chile no tenía rivales de nivel, pero he enfrentado a los mejores del mundo, campeones mundiales, podios olímpicos.

¿Por ejemplo?
En el Cordova Cardin del 2014 peleé contra Mohamed Rabii (campeón mundial Doha 2915, bronce Brasil 2016), le gané ahí y pasé a la final. Le he ganado a otros campeones mundiales, subcampeones mundiales juveniles, entonces tengo la confianza de subirme al ring y sin importar quien este al otro lado puedo hacer las cosas bien. En el boxeo siempre existe el riesgo de recibir un golpe, pero sé que tengo la concentración y los medios para sacar el combate adelante y ganarlo.

¿Tenés propuesta de algún promotor?
No, por eso mismo vinimos a Argentina y estamos peleando amateur. Mi entrenador necesita verme, porque se hace responsable de mi carrera y de mi integridad física Ya lo hablamos y me dice que en una pelea más pasamos a profesional, yo siento que a él le gusta mi boxeo, soy constante con los entrenamientos y dedico mi vida 100% al boxeo y creo que mi entrenador se da cuenta de eso. Yo sé que es un deporte muy duro y no me voy a subir si no creo tener la posibilidad de llegar arriba, porque para ser un boxeador del montón prefiero no arriesgarme. También, tengo mi carrera de Arquitectura en la Universidad congelada, tengo otras cosas que podría hacer, pero si sigo en el boxeo es porque creo en mi.

¿Por qué te decidiste por el deporte antes que por la tu carrera universitaria?
El deporte es otra cosa, lo que me hace ser mejor todos los días, exigirme al máximo, así que el estudio puede esperar, porque el deporte tiene un reloj de arena no lo puedo hacer toda la vida, asique tengo que aprovechar cada segundo.

¿Queda una pelea más de amateur?
Si, una más.

Gracias.
Gracias a vos.

Foto: Damian Gonzalez.

BOXEO Liga Metropolitana